973 64 03 94 / 665 025 255 info@hommosandals.com

La evolución del ser humano. Estamos diseñados para correr?

 

Estamos preparados para correr? Que pensáis….. Yo creo que un SI , y bien grande.

El ser humano posee una serie de atributos anatómicos y fisiológicos que no están presentes en ningún otro primate y que lo convierten en un corredor natural.

Hay diferentes estudios, pero especialmente los de Daniel Liberman, que indican que el ser humano necesitaba de él mismo para realizar todas las tareas diarias como cazar (animales más grandes que nosotros), pescar, sembrar, moverse en estaciones, huir inclusive. Crees que correr no formaba parte de estas tareas y era intrínseco del ser humano? No es que quisiéramos correr, teníamos que hacerlo!!! .

El ser humano, evolucionó, del primate al ser que somos en hoy en día, gracias a su necesidad de caza. Realizaban largas distancias corriendo para seguir a su presa. Esta teoría rompe con la hipótesis más aceptada, que indica que correr es una mera consecuencia de la habilidad humana de caminar. La teoría clásica, propone que los homínidos ‘decidieron’ ponerse en pie para ver mejor a lo lejos en la árida y extensa sabana. Los altas hierbas secas no permitían otear el horizonte a los ‘homos’ y por eso, los guardianes y cazadores de las tribus comenzaron a erguir su espalda para conseguirlo. La selección natural favoreció a aquéllos que lo hacían y poco a poco, a lo largo de millones de años las características anatómicas fueron variando para dar forma a un diseño anatómico preparado para andar.

Correr permitía a los homínidos cazar. Antes de que nuestros antepasados fabricasen arcos, flechas, redes o lanzas, no podían conseguir la carne de otra forma más que corriendo, con astucia y habilidad. Correr supuso para el hombre un suministro de nutrientes necesarios para el crecimiento de su cerebro, como la grasa animal y las proteínas.

image001

No obstante, ¿porqué eligieron correr si es mucho más caro energéticamente, menos seguro y más difícil que caminar? La explicación que los científicos dan a esta incongruencia evolutiva es una serie de ejemplos de algunas situaciones en las que un homínido tuviera ventaja sobre el resto de animales sólo por correr. Pero no correr a grandes velocidades, algo que el hombre no puede conseguir -es uno de los mamíferos más lentos- sino correr largas distancias a ritmo regular.

 

image003

 

Hay una serie de atributos y adaptaciones que nos diferencian de los otros animales y nos permitieron evolucionar hasta el día de hoy:
1-Atributos energéticos

Que capacidades anatómicas y fisiológicas tiene el ser humano que lo hacen un corredor natural a diferencia de otros primates?

– Tenemos la mejor capacidad articular en todas nuestras partes: tobillos, rodillas, cadera, etc. que nos permiten tener los rangos de movimiento necesarios para correr.

– Poseemos tendones y ligamentos dispuestos de tal forma que al correr funcionan como bandas elásticas, con la capacidad de estirarse y absorber la energía  durante una fase de la mecánica y luego “soltarse” para crear energía elástica o libre, permitiendo una eficiencia al correr, que no poseen otros primates y solo tienen en mejor disposición los animales más rápidos que los humanos. Ejemplos importantes de estos tendones son el tendón de Aquiles y el tendón del arco longitudinal del pie, protagonistas principales de absorber y liberar energía durante el correr. Por esto, es importantísimo, dejar a nuestro pie que trabaje de forma lo más natural posible y no cubrirlo de capas y capas de amortiguación y de sistemas y sistemas de protección que no tienen ninguna base científica de su uso y que van a interferir en el correcto funcionamiento del mismo.

– Pies más pequeños y livianos en relación al resto de la pierna, haciendo que menos peso sea trasladado durante la fase de cambio, quieres probar a que me refiero? Prueba correr con unos zapatos pesados durante 3 minutos, y luego inténtalo inmediatamente con los zapatos más livianos que tengas, verás la diferencia!!

Un estudio publicado en la revista Journal of Experimental Biology expone que los dedos cortos del pie humano aumentan la eficiencia de la carrera, en comparación con el pie de animales con dedos proporcionalmente más largos y, por tanto, diseñado para actividades prensiles, etc.

El estudio prueba que aumentar el tamaño del pie sólo un 20% dobla el esfuerzo mecánico del pie. Incluso el hecho de que el dedo gordo del pie, el principal despegue y el último en abandonar el suelo, esté alineado con el resto, facilita la carrera. Correr descalzo no es un detalle menor.

2- Atributos de equilibrio y estabilización

Al correr y debido a la naturaleza más dinámica y rápida de los movimientos involucrados, hay una fase de permanencia en un pie, en términos sencillos, correr es saltar de un pie a otro, echo que genera requerimientos de estabilización adicionales por el cual el ser humano posee unas piezas imprescindibles en su chasis.

– Glúteos desarrollados, sobre todo el glúteo máximo, es ese gran músculo responsable de estabilizar el tronco y la postura al correr, prepara la pierna para aterrizar disminuyendo la velocidad y es el músculo que crea la mayor propulsión hacia adelante mientras corremos. Has visto algún esprínter sin Glúteos desarrollados?

– La presencia de otros músculos, como el glúteo medio y mínimo, hacen una función de estabilización rápida y entonación de la cadera y el torso durante el correr, usualmente atrofiados en la población moderna por tantas horas sentados.

– La relación entre piernas y brazos, la cintura más estrecha y los hombros más anchos, permiten que al correr, el cuerpo pueda auto-balancearse, al crearse la rotación natural de la parte baja, los brazos y hombros junto a la capacidad de la cadera permite contra-balancear el torso, haciendo fácil mantenerse estable y derecho.

3- Adaptación esquelética

Correr es una actividad de carga al cuerpo humano, cada vez que damos un paso debemos resistir durante fracciones de segundo entre 2 y 3 veces nuestro peso, es natural entonces que si evolucionamos para correr, el cuerpo haya creado mecanismos que permitan disipar estas fuerzas mejor, de lo contrario, eventualmente comenzara a dañarse y romperse, tal como sucede con aquellos corredores que sobreentrenan o están empezando a correr.

– La capacidad articular, permite que nuestro cuerpo funcione, si se utiliza la mecánica correcta, como un gran amortiguador, disipando la carga a todo lo largo de la cadena corporal sin sobrecargar un área o articulación especifica.

– Las articulaciones expandidas, aquéllas con mayor área de contacto, como las rodillas, cadera y vértebras. Imaginen pisar sobre una piedra filosa o sobre una piedra plana, en ambos casos estamos colocando nuestro peso, pero al incrementar el área de contacto como en la piedra plana, el peso se distribuye más fácilmente.

image004

 

4- Adaptación térmica

La adaptación térmica es quizás la más importante, ya que permite al ser humano ser un corredor de largas distancias excepcional, el hombre evolucionó para disipar la temperatura corporal más eficientemente que cualquier otro animal.

– Vía la capacidad de sudar, tenemos la capacidad de termo regular mejor y más eficazmente nuestro cuerpo que otro animal, inclusive mejor que otros que utilizan el mismo mecanismo como el caballo, debido a la falta de vellosidad corporal, somos reguladores óptimos. Gracias a esta adaptación, el ser humano sin ser más rápido que una gacela, es capaz de ganarle a ésta en la distancia.

 

Todos estos atributos y adaptaciones hacen del ser humano, una maravillosa máquina para correr, lamentablemente correr ya no es una necesidad en casi todas las sociedades actuales, sino un hobby, la necesidad más grande quizás sea la de correr debajo de un techo cuando empieza a llover, aun así, hay que dejar claro que aunque el corredor moderno se haya convertido en un corredor con lesiones, la causa por ahora no es y durante siglos no será, la imposibilidad o la incapacidad del ser humano de Correr Largas Distancias y con la mínima protección posible!!!

Pretendemos cargarnos millones de años de evolución, con el calzado actual, que solamente tiene una evolución de unos 40 años ? Somos más listos que nuestra propia evolución ?

“Cuando comparamos el tamaño y desarrollo muscular de las piernas del ser humano en proporción, con la de cualquiera de los animales más rápidos, podemos entender que solo Dios sabe cuántos miles de años el hombre ha debido ser un corredor de distancia, mucho más competente que la mayoría de los animales. Debido a que el tamaño y el desarrollo aún se mantienen, entonces es seguro que la habilidad está allí, solo que latente y puede ser más o menos desarrollada en cualquier momento”
Arthur Newton “Running” 1935.

 

 

Óscar González Masana

Fisioterapeuta col nº 3000

Fisio La Vall del Corb

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies